Los 7 mejores locales para comer (y beber) en LaFinca Grand Café

El exclusivo complejo urbanístico de lujo LaFinca, en Pozuelo de Alarcón (Madrid) amplia sus instalaciones con el proyecto de ocio LaFinca Grand Café. Estos son los 7 mejores locales para comer (y beber).

Cuando se nombra LaFinca, a uno le vienen a la cabeza la imagen de famosos, empresarios de alto nivel, caras conocidas, villas y ‘casoplones’ de órdago y un campo de golf. Que sí, pero desde este mes de septiembre comienza a funcionar a toda máquina LaFinca Grand Café, “un proyecto personal de Susana García-Cereceda, presidenta de LaFinca, que inició la construcción en abril del 2021 con una inversión de 40 millones de euros y 350 empleos directos”, nos comentan desde sus oficinas centrales. En total, el nuevo complejo de ocio ocupa 10.000 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas, además de dos niveles subterráneos para aparcamiento.

Este pantagruélico espacio alberga servicios como entrenamiento personal con fisioterapia, nutrición, maternidad y belleza, clínica veterinaria, dental, peluquería y bienestar, floristería, farmacia, óptica, perfumería, supermercado… Y restauración y tiendas gourmet. Al respecto de los asuntos del comer, José María Rodríguez, Manager de LaFinca Grand Café, nos desvela que una de las grandes novedades con las que cuentan los restaurantes de la planta de abajo “son terrazas pantalán donde los clientes podrán disfrutar de la gastronomía en las mesas hundidas en el propio lago para que los comensales degusten los platos al nivel del agua en mitad del estanque, una idea de continuidad de la idea de vivienda y de distribución en todo el entorno de LaFinca, en la que la naturaleza y el agua son dos elementos que están siempre presentes”. Le preguntamos a quién va dirigido este enorme ‘hub‘ culinario, ¿puedo ir yo? ¿O usted?: “Aspira a ser visitada por los 60.000 empleados que trabajan en los alrededores y por los 600.000 consumidores que viven en el entorno de la urbanización, y pretende convertirse en un punto de referencia para todos los madrileños y visitantes de la capital, ya que se encuentra a tan sólo 15 minutos en coche del centro de la ciudad”.

El escenario, la puesta en escena, es una construcción de formas sinuosas, integrado en el entorno de un campo de golf, “realizado con un vidrio que permite ver desde el interior las vistas del exterior, algo inusual en este tipo de edificaciones, ya que sus grandes ventanales permiten la entrada de la luz natural. Su principal punto de referencia es el ágora alrededor del cual ocurre todo y está inspirado en las plazas; este concepto que se produce en muchas de nuestras ciudades y pueblos lo hemos querido traer aquí de una manera más vanguardista, innovadora”, apunta Raquel Castellanos, directora de Arquitectura y Diseño de LaFinca. Desde los primeros esbozos, planos, el estudio tenía claro su afán por convertirse en una “meca y destino gourmet“, así que descubrimos los 7 mejores locales para comer (y beber) en LaFinca Grand Café. ¡Ah!, si tiene perro o gato o cualquier otro animal (doméstico), no se apuren, es un enclave ‘petfriendly‘, con varias fuentes de agua y aseo diseñados especialmente para las mascotas.

Serían 8 si incluyéramos a DiverXO, el único tres estrellas Michelin de Madrid, pero abrirá entre marzo y mayo, en LaFinca, no en el nuevo centro comercial y de ocio: en un edificio único, para él solo, fusionado con un bosque circundante, generoso, de unos 1.900 metros cuadrados según ha comentado su gurú, el chef Dabiz Muñoz.

1.-Finca Bandida

Finca Bandida
Finca Bandida

Es la apuesta capitalina del Grupo Cala Bandida, que tiene en su porfolio restaurantes esparcidos por la provincia de Alicante. Con estas raíces marinas como esencia, en los platos relucen el bogavante (con huevos fritos y patatas), rodaballo, lubina y dorada a la brasa, aguacate a la leña y una panoplia de arroces tradicionales valencianos: de cigalas y alcachofas, del señoret, de bogavante o una fideuá de muslo de pollo, boletus y foie. Uno de los 7 mejores locales para comer (y beber) en LaFinca Grand Café.

2.-Lobito de Mar

Lobito de Mar
Lobito de Mar

Segunda sucursal en Madrid del simpático Dani García. Con capacidad para 206 personas, se divide en distintos espacios según la experiencia gastronómica que al comensal le apetezca llevarse al gaznate. Más formal, menos, terraza al aire libre y dos mesas sumergidas en el lago que rodea al centro comercial. La propuesta culinaria se nutre de mariscos, crustáceos, moluscos (nacionales), frituras andaluzas, espeto, arroces alicantinos (meloso de bogavante con trompetas de la muerte o el de costilla de cerdo ibérico y setas) o atún rojo, producto fetiche del cocinero. Uno los 7 mejores locales para comer (y beber) en LaFinca Grand Café.

3.-Tottori

Tottori
Tottori

Es el turno de los sabores y texturas japoneses. El sushi bar ‘Tottori‘ de LaFinca continúa la tradición de su hermano mayor del barrio de Salamanca, aunque lo de mayor, ejem, este nuevo tiene 200 metros cuadrados. Ingredientes frescos, naturales, tratados (y cortados a cuchillo) bajo la batuta de las enseñanzas del maestro Haruki Takahashi, que abrió su primer local en el pueblo nipón de Tottori hace más de 20 años. Uno de los 7 mejores locales para comer (y beber) en LaFinca Grand Café.

4.-Mena

Mena
Mena

Un todo gastronómico que se extiende durante todas las horas del día y a lo largo de 1.500 metros cuadrados (es el espacio culinario más grande del centro comercial), dividido en dos plantas, diseñado por Alejandra Pombo y en el que caben desde desayunos, comidas familiares y almuerzos de negocios hasta veladas en la terraza del pantalán junto al lago, en zonas vip del ‘night club‘, música en vivo y la coctelería (perdón, ahora se dice mixología) de Gonzalo Fernández. Del comer se hace cargo Juanjo Canals, que domina el fuego con la sabiduría de un alquimista: carnes y lo que se tercie a la parrilla y horno de leña que se ha traído desde Nápoles, es decir, pizzas artesanas. Uno de los 7 mejores locales para comer (y beber) en LaFinca Grand Café.

5.-Indochina 18.87

María Li Bao en Indochina 18.87
María Li Bao en Indochina 18.87

Es el nuevo proyecto de María Li Bao, fundadora del Grupo China Crown (también posee, entre otros, ‘Tottori‘). A punto de abrir sus puertas, desembarca con una cocina fusión asiático-francesa en un cosmos de más de 600 metros cuadrados. El nombre proviene del año 1887, cuando Indochina era una antigua colonia francesa, de ahí su incursión en el recetario chino con pinceladas galas. Uno de los 7 mejores locales para comer (y beber) en LaFinca Grand Café.

6.-Delicias Gourmet

Delicias Gourmet
Delicias Gourmet

Es su primera tienda en la capital. Se mueve en el sector del lujo que, en sus palabras, significa “lo artesano, limitado y excepcional”. Para que se hagan una idea, sus establecimientos se ubican en áreas residenciales muy exclusivas en Marbella, Estepona, La Zagaleta o Sotogrande y aquí desembarcan con toda la artillería: cuidada selección de carnes de diversas procedencias y maduraciones; quesos escogidos por el maestro especialista Aitor Vega; ahumados de ‘Carpier’; jamón ibérico de ‘Pedro Nieto’; caviar de ‘Mays’; y aceites, chocolates, frutos secos, vinos. En su oferta incluyen servicio de catering, ‘express delivery‘, chef a domicilio y cortador de jamón. Uno de los 7 mejores locales para comer (y beber) en LaFinca Grand Café.

7.-Lavinia

Lavinia
Lavinia

Aquí hablamos de vino (del beber… con estilo). Nació en 1999 por iniciativa de Thierry Sevant, y abrió su primera sede en la madrileña calle de José Ortega y Gasset. Es el lugar con mayúsculas al que acuden los amantes del vino. Miles de referencias de todo el planeta y querencia por ‘terroirs‘ al alza y la viticultura biodinámica y ecológica. Uno de los 7 mejores locales para comer (y beber) en LaFinca Grand Café.

Fuente: Expansión